La tragedia de LG es que es original, pero sigue creando soluciones para problemas que no existen

La tragedia de LG es que es original, pero sigue creando soluciones para problemas que no existen

lg

Tenemos que hablar, LG. Otra vez. Lo hicimos en abril de 2016, cuando sacaste al mercado un LG G5 que trataba de lograr que el teléfono modular triunfase por fin. No lo hizo, y lo saben bien Googley Lenovo.

Aquel terminal ofrecía una solución a un problema que no existía, y esa parece ser la especialidad de LG. Con el LG G8 ThinQ se ha sacado de la manga tanto Hand ID y Air Motion como características diferenciales, y como ocurría en el pasado, no sabemos por qué LG las ha creado. Desde luego, no ha sido porque las necesitásemos.

Gracias pero no, gracias

Empecemos con Hand ID: el sistema de reconocimiento de la palma de la mano es desde luego llamativo, pero teniendo en el mercado alternativas como el reconocimiento facial o el sensor de huella dactilar, algunos podrían pensar que la apuesta de LG es casi una broma.

No lo es en absoluto, y de hecho la combinación de los sensores infrarrojos del LG G8 ThinQ y de esa nueva cámara Z con tecnología ToF permite registrar esa particular huella de nuestro sistema sanguíneo. No obstante, una cosa es diferenciar al usuario por ese patrón, y otra muy distinta que el hacerlo ofrezca ventajas clarasfrente a los sistemas actuales.

¿Lo hace? A priori, no parece factible que sea así. Colocar la palma de la mano delante del móvil para desbloquearlo parece un gesto poco natural y menos cómodo que utilizar un sensor de huella dactilar o, desde luego, el reconocimiento facial.

Un reconocimiento facial que por cierto, LG también ofrece en el G8 ThinQ aprovechando la cámara ToF y su sensor infrarrojos: este sí es un sistema competidor del Face ID de Apple por su complejidad (las fotos 2D, aseguran, no podrán superar su sensor de profundidad), y que sí hace que el notch tenga su razón de ser en estos dispositivos.

¿Qué hay de Air Motion? Pues le ocurre un poco lo mismo, y controlar algunas funciones del móvil a lo ‘Minority Report’ (salvando las distancias) no parece haber dado de momento buenos resultados.

De hecho, en las primeras impresiones del dispositivo hemos podido comprobar cómo acertar con los gestos es difícil, pero incluso que el móvil detecte que queremos controlarlo con gestos tampoco ofrece una experiencia perfecta.

Quizás el problema es que aún es pronto y la tecnología solo necesite tiempo de cocción, pero el caso es que ya había una potencial solución a lo de no poder tocar el móvil para manejarlo, y esa es la voz. Los asistentes presentes en nuestros dispositivos permiten subir o bajar el volumen, pedir que se reproduzca una canción o se pare, y eso hace que Air Motion no acabe de plantear una alternativa aparentemente superior.

Con información de Xataka

Relacionados:

Deja un comentario